“´El Aguilucho´ fue un fenómeno y escribió una página de lujo en el automovilismo argentino”

Por El Loco del Tablón

“Hubo y hay muchos pilotos de automovilismo excelentes en nuestro país. Algunos son ídolos absolutos. Otros marcaron un antes y un después por diferentes motivos. Óscar Gálvez, ´El Aguilucho´, fue un fenómeno y escribió una página de lujo en el automovilismo argentino”, dijo el Abuelo.

Recién había llegado a casa, pero al parecer lo hizo bien afilado. Sucede a veces que viene con un tema en su mente. Claro que esos temas no son chacota, y si habla de Oscar Gálvez, menos aún.

El Toto, que cada día recuerda menos cosas, preguntó qué pasaba con el mayor de los hermanos Gálvez. “Hoy no pasa nada Toto. Oscar Gálvez hace 60 años que se retiró de las competencias y 35 que murió. Hoy no pasa nada… pero pasó y mucho”, le respondió el veterano.

“La historia que quiero recordar se escribió el 6 de febrero de 1949. Ese día Oscar Gálvez logró un triunfo notable, y fue el primer piloto argentino en vencer a los mejores pilotos europeos. Tiempo después llegaron los triunfos en Europa de Fangio, de Froilán González y más acá en el tiempo los de Reutemann, pero aquél de Oscar Gálvez fue el primero e hizo historia”, insistió.

En aquél momento las carreras llamadas Grand Prix dominaban la escena internacional. Las máquinas se detuvieron con la Guerra, pero en el 45 llegó el final de la lamentable contienda bélica y los motores volvieron a encenderse. Sonaron nuevamente los Alfa Romeo, Maserati, los Ferrari a partir del ´47. La Fórmula 1 aún no existía. La estrella de las competencias eran los Grand Prix, y en una de esas carreras ´El Aguilucho´´ se llevó las palmas”, narró.

“Los pilotos más importantes en la Argentina de entonces eran los hermanos Oscar y Juan Gálvez, Fangio, Froilán González, Marimón… Las competencias se realizaban en los bosques de Palermo, porque el autódromo de Buenos Aires aún no existía. Fue allí que el 6 de febrero de 1949 Oscar Gálvez ocupó el lugar más alto del estrado de ganadores. Y eso que los europeos no eran para arriar con bolsas, porque hay que recordar que participaron Farina, Villoresi, Ascari… Pero Gálvez fue superior”, dijo.

En silencio prendió un cigarrillo, saboreó el mate que le alcanzara la Porota… Sabía que con su silencio despertaba nuestra expectativa… Siempre pensé que el Abuelo tendría que haber sido actor.

“El día de la carrera llovía a cántaros… Villoresi tuvo problemas en el piso mojado, Fangio lo quiso superar y se fue afuera y perdió segundos en el reingreso a pista. A todo esto Oscar Gálvez piloteaba como él sabía hacerlo y fue ganando lugares. En un momento estaba tercero y con la mira puesta en la punta. Se sacaban chispas con los italianos, pero en una vuelta Farina calculó mal, pegó en el cordón y quedó fuera. Gálvez estaba segundo y cerca del primero que era Ascari. Faltaba poco, Gálvez llevaba su auto a fondo y el auto del italiano no aguantó. Un principio de incendió lo dejó fuera de la competencia. Oscar Gálvez, El Aguilucho´, estaba primero y así terminó la competencia”, narró emocionado.

“Qué grande Oscar Gálvez. El público aplaudía a rabiar. Por primera vez un argentino había vencido a los mejores europeos. Gálvez logró que un argentino ocupara por primera vez el escalón más alto del podio y ante los europeos que parecían intocables. Hizo historia… Sin duda que hizo historia”, repitió